martes, junio 05, 2007

Tres años después

Hemos vuelto a redefinir y centrifugar España, y dado excesivo protagonismo a minorías de discurso rancio y anacrónico. Se ha resucitado la memoria histórica que pocos tenemos ya. Pablo Iglesias, Dolores Ibárruri y Jose Antonio son paleohistoria, pero invocar fantasmas sale rentable en las elecciones.

Hemos hablado y parlamentado mucho con quien no quiere oír, abierto un proceso de paz donde nunca hubo una guerra y pasado por alto los derechos y leyes más fundamentales. Se constató con actos que no todos somos iguales ante la justicia. La casta política vive al margen gracias a su propio decreto, sin entender que la defensa de la democracia no se puede hacer fuera de los muros del estado de derecho. Se irrumpe desde el exterior, sí, para defender el asedio.

Los ricos lo son todavía más, dice la macroeconomía, mientras el resto continuamos apretándonos el cinturón. Llegar a final de mes se ha convertido en arte, además de privilegio. Nos fuimos de Irak, a dónde jamás debimos llegar de la mano de la inmoralidad, al paso de la gallina clueca y haciendo gala de insumisión. Y lo pagamos con creces. Ciertos dirigientes deberían aprender que dignidad e inteligencia no tienen por qué andar reñidas.

Algunos derechos se han ganado, seguro, porque en un desastre siempre se salva algún mueble. Pero tanta ley igualadora sin alguien que la aplique es un achique constante de agua con coladores del siete. El verdadero cambio está en la educación, lento, costoso y seguro. Y ahí, al hoyo de nuevo, por goleada.

Era consciente de todo eso, pero hoy, tres años después, me he despertado en una pesadilla. Los malnacidos de ETA, agrandados y engordados, anuncian su regreso. !Pero si nunca os fuisteis, hijos de puta!

¿Y saben lo peor de todo? Que el remedio para esta situación es difícil. Están éstos, que no me gustan, y están los otros, que me gustan menos, y en medio todos nosotros.

Hoy es un día triste, pero aún así les deseo que encuentren algo de bueno. Un saludo,

el pobrecito hablador

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo fuerte es que nos consideramos primer mundo, y no distamos tanto de paises que como Uganda, los rebeldes utilizan a niños para hacer la guerra.
Y nosotros que hacemos??? nada. Y los políticos?? criticarse unos a otros. Solo crean odio entre nosotros. Hoy en la cola del banco me han insultado por dirigirme a alguien en catalan. Yo que soy totalmente bilingüe y no me planteo como ni cunado hablar.
Es por esta gente que existen estos conflicotos que no nos llevan a ninguna parte.

El pobrecito hablador dijo...

Muy cierto eso último que dices. Hoy seguro que algunos se están frotando las manos porque ETA ha anunciado que va a volver a matar. Lo grave es que muchos de los otros estarán preocupados por el impacto electoral. Nos quieren volver a todos locos con sus malditas rencillas.

Lo peor es que todos confiábamos en que la sangre no llegara a la calle, pero la triste realidad es que ya empieza a llegar.

Sólo espero que iniciativas como la de plataformapro.org tengan calado y sean lo que realmente parecen ser.

Un saludo y gracias por entender,

el pobrecito hablador