miércoles, mayo 23, 2007

El regreso

Ayer fue un día interesante. Me levanté con una esperanzadora noticia: Fernando Savater, Rosa Díez y otras personas más a las que respeto profundamente han decidido dar el salto. ¡Ya era hora! Atufado por el hedor que está invadiendo la noble práctica de la política, me llegó como una brisa de viento fresco y me animé a volver al blog...

Foto de Fernando Savater

Obviamente muchos de los apoltronados, correveidiles y analistas a sueldo ya empiezan a temblar porque, si hay tanta gente harta como parece, puede ser que esta iniciativa implique el principio de algo grande. Desde el PSOE se asustan y dicen que es una maniobra desestabilizadora más de su eterno rival. Llamazares advierte, con su sempiterno tono de plañido, que la izquierda puede fragmentarse aún más. Y él perder aún más votos, claro. Y desde el PP aplauden con timidez, porque creen ver sus tesis actuales ratificadas. Que tengan cuidado, porque muchos de sus votantes NO son de derechas y pudieran verse mejor representados en una formación ciudadana, y cuando las barbas de tu vecino ves pelar...
Que no se engañe ninguno de ellos, los ciudadanos, de lo que estamos hartos, es de la falsedad, de la demagogia barata, de los radicalismos, de la subida REAL del coste de la vida (bien por las compañías de móviles, que cada día se forran más, pero lo que es yo, cada día llego peor a final de mes), de la miseria colectiva, de los desastres ecológicos, de la falta de garantías y sistemas de control, de la lentitud y politización de la justicia, de la perversión del sistema, de la baja preparación de nuestros dirigentes (para ser bedel de ministerio hay que pasar una oposición, pero ¿qué requisitos debe cumplir un ministro?). Necesitamos soluciones y somos comprensivos, porque cualquier hijo de vecino entiende que resolver TODOS los problemas de un país es algo complicado y, probablemente, imposible. Pero el panorama que tenemos delante es desolador y francamente mejorable.

Sí disiento del planteamiento estratégico de la nueva formación política, que considero en exceso centrado sobre los dos grandes debates de la vigente legislatura: las reformas estatutarias y el "proceso de paz". No obstante, coincido en que es necesario cambiar el rumbo que ha adquirido nuestra política nacional. Respecto al primer debate, ¿era realmente necesario redefinir España? Puede que sí, pero la escasísima participación ciudadana en los referendums parece indicar lo contrario. Y respecto al segundo, amén de no ver la guerra por ningún lado, no creo que sea un tema tan absolutamente esencial como para ralentizar o frenar el debate sobre todos los otros problemas que tenemos. Es una opinión, obviamente, pero no creo que ningún país se pueda permitir el lujo de centrar el discurso político de tres años en sólo dos temas mientras otros, tanto o más importantes, quedan relegados a un segundo plano. Un ejemplo: sin menospreciar la magnitud del problema del terrorismo, la cifra de víctimas en España está por debajo de las 3000. Es una cifra comparable en magnitud con las más de 3000 personas se dejaron la vida en las carreteras durante el año 2006. Multipliquen por unas cuantas décadas y hagan sus propios números. ¿No habría que dedicarle algo más de esfuerzo y recursos al problema del tráfico?

En cualquier caso, deseo que la iniciativa de Fernando Savater y cía. tenga una buena acogida y que, a diferencia de otros muchos que lo intentaron, tengan más éxito. Los ciudadanos necesitamos urgentemente una nueva generación de políticos mejor preparados, con los pies en el suelo y con ganas de trabajar para quienes les pagamos. Quizás éste sea el comienzo...

Un saludo a todos y que pasen ustedes un buen día,

el pobrecito hablador





2 comentarios:

Jessica dijo...

Pues yo opino todo lo contrario. Viendo lo que dicen en su manifiesto fundacional (insisto: totalmente al margen de las personas que lo impulsan: mirando lo que dicen y no quienes son), hay motivos para no fiarse un pelo.

El pobrecito hablador dijo...

Después de haber visitado tu página y de haber leído tu cuidadoso análisis, es obvio que que no estés de acuerdo. También es obvio que no pensamos de igual manera, pero en eso está el placer de la discrepancia y el debate sano. Comparto con Savater y Díez su pesar porque ése debate no sea posible en Euskadi, al menos para aquellos que viven permanentemente amenazados... Para ellos, el restablecimiento de los derechos civiles es una cuestión prioritaria, y parecen entender que el PSOE no les asiste en su empeño. Vuelvo a insistir, es una opinión que merece ser debatida con cuidado, como tú misma haces. ¡Enhorabuena por tu blog!, aunque no comparta tus tesis...