viernes, junio 16, 2006

Dirigentes socialistas planean pedir al partido la expulsión de Rosa Díez

Así resuena el titular en la "prensa libre". Sin embargo, en el democrático diario "El País", la noticia brilla por su ausencia. Quizás pagando uno pueda encontrarla en la sección de necrológicas... Desde luego, cada uno en su casa puede hacer lo que quiera. Lo que me pregunto es si los que rigen una casa expulsando a aquellos que discrepan de la línea doctrinal (Rosa Díez, Nicolás Redondo Torreros) tienen la más mínima autoridad moral para regir la de todos... Está claro que necesitamos más libertad de expresión y pluralidad, menos sectarismo y sobre todo, control ciudadano sobre los partidos políticos. Ya lo hicimos durante la Aznaridad ante hechos obvios. Sin embargo, las enfermedades más peligrosas se extienden sibilina y silenciosamente. Habrá que hacerse un chequeo regularmente antes de tener que llamar al Dr. House.
Muy buenos días y mis condolencias para la democracia española. Si Rosa Díez abandona la política, se habrá perdido un gran valor, y de eso andamos bien justitos...

Nota añadida a posteriori:
El PSOE asegura que no abrirá expediente a Rosa Díez 'por expresar sus opiniones'

3 comentarios:

awifredo dijo...

Las listas electorales no son abiertas, es decir Rosa Díez no está ahí porque la gente la haya votado (que también), sino porque el PSOE la metió en la lista. Por tanto debería acatar la "disciplina" de partido, eso en el PP lo hacen muy bien. Lo del pensamiento libre está bien de cara a la galería, pero los trapos se lavan en casa. Si tú o yo fuéramos rajando en "El Mundo" de nuestro jefe, probablemente también nos "invitarían" a irnos del grupo, ley de vida.

Daniel dijo...

Hay una sutíl diferencia. No somos líderes políticos que dirigen los destinos del país ni pretendemos erigirnos en autoridades morales. Y lo que tú mencionas es precisamente lo que reivindico: listas abiertas y libertad de criterio.
Por otro lado, el seudoargumento de que como lo hace el PP no podemos a criticar al PSOE no se sostiene por ningún lado y es uno de los elementos comunes en una retórica fascista: "si no estás conmigo, estás contra mí". Pues ni lo uno ni lo otro. Hay que controlar al poder, y a día de hoy, tienan más el Sr. Z y el Sr. P que el "entrañable" Sr. A.
Lo que defiendo es un mayor control ciudadano sobre los partidos políticos y la organización del estado, más participación y una verdadera regeneración democrática. Eso, unido a una verdadera beligerancia contra el fascismo nEcionalista y la violencia.

awifredo dijo...

No has captado mi matiz, lo del PP iba en serio, no era irónico. Es decir, tienen una disciplina de partido claramente establecida, manda uno y el resto votan lo que diga el que manda. En cambio los sociatas neoprogres que para todo hacen asambleas son soplapollas hasta para esto. ¿Para qué hicieron un congreso general y la mayoría votó a Borrell si luego le cambiaron por Almunia cuando les salió de los huevos cuando la mayoría había elegido que Almunia ni de coña?. Personalmente prefiero a los fachas que se comportan como tales que a los neoprogres que luego hacen fascistadas...